2020-11-17

Hatortxu Rock 24; entradas a la venta

María Antunez, Josu Erbiti, Joseba San Sebastian y Gorka Pastor; Xabi Solano, Zaloa Urain, Tomas Lizarazu, Nerea Urbizu, Claudia Rodríguez, Lorena Aisa, Francis Díez, Idoia Tapia, Sara Zozaya, Lide Hernando, Alex Sardui, Alberto Sanzol, Hutsun e Iván Carmona;  Zetak, Anestesia, Herdoil, Koban y Little Martin Selektah & Juantxo Arakama & Nikotina; Erika Olaizola y Lander Garro.

Como es sabido, este año no podremos organizar Hatortxu Rock de la forma que veníamos haciéndolo hasta la fecha. Sin embargo, eso no significa que este año no vaya a haber festival solidario. De hecho, la crisis sanitaria ha golpeado la ya de por sí difícil situación de las represaliadas políticas y sus personas allegadas. Es por ello que hemos sentido la necesidad, más que nunca, de hacerles llegar nuestra solidaridad. En todas sus formas.

Nos pusimos a trabajar en una iniciativa que se podrá disfrutar el 26 de diciembre. Por un lado, los músicos María Antunez, Josu Erbiti, Joseba San Sebastian y Gorka Pastor actualizarán y versionarán canciones de grandes grupos de música de Euskal Herria. Y para llevarlo a cabo contarán con Xabi Solano, Zaloa Urain, Tomas Lizarazu, Nerea Urbizu, Claudia Rodríguez, Lorena Aisa, Francis Díez, Idoia Tapia, Sara Zozaya, Lide Hernando, Alberto Sanzol, Hutsun, Iván Carmona y Alex Sardui.

Por otra parte, los grupos Zetak, Anestesia, Herdoil y Koban, así como el trío Little Martin Selektah & Juantxo Arakama & Nikotina llevarán al escenario sus últimos trabajos. El trabajo lo redondearán Erika Olaizola y Lander Garro.

Todo ello con dos claros objetivos. Ser altavoz de la situación que viven los y las represaliadas políticas vascas y paliar, en la mayor medida posible, los gastos económicos que sufren los familiares de los presos vascos a raíz de la política de dispersión. Todo ello a través de un atractivo espectáculo.

La crisis sanitaria ha golpeado con dureza también en las cárceles, así como los derechos de quienes allí se encuentran y sus familiares. Las visitas se han reducido y no son pocas las personas que han tenido que regresar a casa tras realizar 1.000 kilómetros y no poder ver a su ser querido. Ahora, debido a las limitaciones de movilidad, la política de dispersión ha sumado una nueva traba. Una nueva razón para, tras 32 años y 16 víctimas mortales, terminar de una vez por todas con la dispersión.

La pandemia no nos permitirá juntar a miles de personas enfrente de un escenario, pero si la sociedad vasca algo ha demostrado durante décadas es la capacidad para superar obstáculos. Siempre ha encontrado la forma de seguir hacia adelante. Y ahora también debemos hacerlo. No nos juntaremos frente a ese escenario, pero seremos miles las que, desde todos los puntos de Euskal Herria y fuera de nuestras fronteras, nos juntaremos el 26 de diciembre desde nuestros hogares para disfrutar de Hatortxu Rock 24 y seguir construyendo el camino a casa de las personas presas, refugiadas y deportadas.

Siempre subrayamos la importancia que el compromiso y el auzolan o trabajo comunitario tiene en nuestro festival. Y este año, más que nunca, serán imprescindibles. Necesitaremos la ayuda de todas y todos para expandir la iniciativa y dar un verdadero apoyo a las personas represaliadas y sus familiares.  Los principales ingresos para hacer frente a la política de dispersión vienen de iniciativas populares que no se han podido llevar a cabo debido a la pandemia. Así, la política de dispersión sigue produciendo grandes gastos económicos pero no hay ingresos. Una ecuación muy negativa. Hatortxu Rock 24 quiere ser una iniciativa para dar la vuelta a esto.

Y las entradas ya están a la venta a través de la página web www.hatortxurock.eus/sarrerak. A un precio de 12 euros, la oportunidad de disfrutar de Hatortxu Rock 24 y ayudar a hacer frente a los gastos derivados de la política de dispersión.

Además, comprando la entrada de Hatortxu Rock 24 optarás a una preventa exclusiva de la próxima edición del festival solidario.

 

Denon artean, denak etxera!