2017-12-18

Gracias por hacer vuestro nuestro lema: Etenik Ez!

Una vez más, habéis vestido la carpa de Hatortxu Rock de solidaridad y nos hicisteis vivir una tarde y una noche realmente especial. Miles de personas nos juntamos al son de un grito: “Zuek gabe, Etenik Ez!” (¡Sin vosotras, no pararemos!). Pese a ello, el punto negro del festival solidario lo marcaron las cuatro agresiones sexistas que se denunciaron.

Muchas gracias a todas por ayudarnos a hacer llegar este grito de solidaridad a todos los rincones de las prisiones y el exilio, muchas gracias por hacer llegar a los familiares y amigos que cada fin de semana se juegan la vida en la carretera que tienen un pueblo tras ellos, muchas gracias por quitar una piedra más en este duro camino a casa, muchas gracias por demostrar por medio de Hatortxu Rock que cada vez somos más en esta lucha, muchas gracias a ti por ser nosotras.

y sobre todo, queremos dar las gracias a las 650 voluntarias que han estado trabajando. A todas esas personas que son el eje de este festival. Sin vosotras no sería posible llevar a cabo un festival como este. Muchísimas gracias a todas esas voluntarias que trabajan durante todo el año, muchísimas gracias a aquellas que han estado estas últimas semanas ayudando en el montaje, muchas gracias a quienes ayudaron en la seguridad, barras, en las brigadas del espacio seguro, tiquetera, taquilla, cocina, antipánico, vendiendo ropa o en el filtro de entrada. Y un especial agradecimiento a quienes a primera hora del domingo limpiaron todo el espacio. Sin todo ello sería imposible e impensable suavizar los kilómetros mediante la solidaridad. Esta es nuestra herramienta. Estos es lo que somos. Y sin ello, no podemos ser.

Cuatro agresiones sexistas

Sin embargo, nuestra alegría no puede ser completa. Durante Hatortxu Rock se denunciaron cuatro agresiones sexistas. Y más que nuestra preocupación, queremos demostrar nuestro enfado. Una sola agresión es demasiado. Dos personas fueron expulsadas del festival en consecuencia por estas agresiones. Deseamos que Hatortxu Rock sea un espacio seguro para todas, por lo que, agresores, no sois bienvenidos. En este sentido, este año hemos puesto en marcha el proyecto “Hatortxu Rock, objetivo espacio seguro para las mujeres” y estas denuncias nos demuestran que todavía nos queda mucho trabajo por hacer en espacios festivos y reivindicativos como el nuestro. Tenemos constancia de estas agresiones por las denuncias que se realizaron en el punto Gune Seguru. Esto no quiere decir que no haya habido más agresiones. Es responsable de toda la sociedad terminar con los ataques que sufrimos las mujeres. No tenemos excusa.

Este ha sido un año largo. Tres festivales solidarios en un espacio de 365 días y la cita especia de julio ha marcado, sin duda, este 2017. La solidaridad es nuestro motor y nosotras seguiremos trabajando hasta que todas estén en casa. Todavía quedan 305 presas y son muchas las personas que todavía no pueden regresar a casa. Debemos seguir construyendo el camino a casa.

Bi mila esker guztioi eta izan Hatortxu!